Qué hacer en Portsmouth: los 15 mejores planes

Si estás pensando en viajar a Inglaterra y tienes la suerte de poder pasar por la ciudad de Portsmouth, aquí te dejo en orden aleatorio lo que más me gustó de allí para que tú también aproveches al máximo tu viaje. ¡Disfruta!

Pompey (su nombre para los amigos) fue mi hogar durante algo más de 1 año, con todo lo que eso conlleva. ♥ Allí me independicé y adquirí experiencia como enfermera en un hospital. Me hizo pasar miedo a lo desconocido, nervios, dificultad… pero también me aportó mucha alegría, entusiasmo y libertad. Así que, por esto y por muchas vivencias más, Portsmouth siempre significará algo para mí.  

Y sí, a menudo añoro esta ciudad. Pero echarla de menos me ha empujado a visitarla recientemente, sobre todo la parte Sur (Southsea). Así que a día de hoy te sigo recomendando que allí hagas, como mínimo, todo esto:

1. Comerte los días en ‘Garage Lounge’

Desayuno Portsmouth

Desayuno en Garage Lounge: batido helado de mango + tortitas con frutos rojos y sirope de ágave.

No era clienta VIP de esta cafetería, pero casi. Sin duda, mi lugar favorito para resguardarme del frío en mis tardes libres y tomarme un buen “Oreo milkshake with soya milk” (que no es que sea precisamente una bebida calentita, sino todo lo contrario). Vamos, que estoy hablando del típico batido hecho con helado de vainilla y galletas Oreo, pero mucho más bueno. Esta SIEMPRE era mi elección para la merienda, sin importar la época del año.

Pero los desayunos que sirven también están increíbles. Y los almuerzos. Y las cenas. En fin, que está todo muy rico y soy muy fan de este sitio tan acogedor.

Además, ofrece opciones vegetarianas y veganas. ¡No te lo pierdas!

2. Observar la ciudad (y más allá) desde la ‘Spinnaker Tower’

Spinnaker Portsmouth

Primera planta: a 100 metros sobre el suelo

Nada más ni nada menos que una torre de 170 metros de altura situada en el puerto de Portsmouth, junto al centro comercial Gunwharf Quays. La finalizaron en 2005 y su forma recuerda a la vela de un barco. No podía ser de otra manera, pues la historia de la ciudad gira en torno a su tráfico marítimo y la Royal Navy (Marina Real británica), que sigue teniendo una base allí.

Es visible a mucha distancia (incluso desde un avión) y se ha convertido en el principal icono de la ciudad. Si subes a ella en un día despejado, dicen que puedes divisar lo que hay a unos 37 kilómetros de ti. ¡Unas vistas increíbles! 

Además, tiene diversos espacios distribuidos entre las tres plantas. En la primera, a unos 100 metros de altura, encontrarás un mirador con vistas panorámicas y en el que una parte del suelo es de cristal. Allí podrás jugar con tu vértigo, pero recuerda quitarte los zapatos. También hay audioguías y paneles con información. En la segunda planta, a 105 metros, hay una cafetería (‘The Clouds’) desde donde podrás ver a los ferries hacer de las suyas mientras te tomas algo, literalmente, en las nubes. Y en la tercera y última planta hay otro mirador más tranquilo.

¿A qué estás esperando para visitarla?

3. Ir de compras a ‘Gunwharf Quays’

Gunwharf Portsmouth

En Gunwharf Quays. Al fondo: Spinnaker Tower.

Se trata de un centro comercial outlet donde puedes encontrar artículos de famosas marcas (alrededor de 90) con muchísimo descuento. ¡Hay verdaderas gangas!

Y aparte de pasar el día de tienda en tienda, también puedes elegir entre una multitud de restaurantes para reponer fuerzas. Además, dispone de diversas cafeterías (algunas se convierten en pub/discoteca al llegar la noche), salas de cine, bolera, casino… ¡de todo! Para no aburrirte y echar el día completo.

Está muy bien comunicado, pues tiene una terminal de autobuses nueva a su lado y la estación de tren ‘Portsmouth Harbour’. A unos metros también se encuentra el ‘Portsmouth Historic Dockyard’.

4. Visitar el ‘Portsmouth Historic Dockyard’

barco Portsmouth

Interior del HMS Warrior

La Royal Navy tiene una fuerte presencia en Portsmouth, por lo que en este histórico astillero (ahora abierto al público previo pago) se encuentran expuestos algunos barcos de guerra significativos del pasado.

Aquí puedes darte un buen paseo y visitar el HMS Victory, buque insignia del almirante Nelson en la Batalla de Trafalgar (año 1805); o el HMS Warrior, primer buque británico acorazado (año 1860). También los restos del Mary Rose: construido en el mismo Portsmouth entre 1509 y 1511, hundido en 1545 y rescatado del mar a finales del siglo XX; y El HMS M33, construido en 1915 y utilizado en la Primera Guerra Mundial.

Además, tienes la oportunidad de hacer un tour en barco por el puerto y visitar el Museo de la Royal Navy y otros edificios en los que te empaparás de historia naval.

5. Disfrutar de reuniones y barbacoas en ‘Southsea Common’

Southsea Portsmouth

Barbacoa desechable en Southsea Common

Todos sabemos que la lluvia en Inglaterra es bastante normal, pero lo que no te dirán las malas lenguas es que también hay muchos días de tregua. Y calor, sí. Eso también existe allí. 

Hay que aprovechar el buen tiempo, así que una opción muy tentadora cuando calienta el Sol y la playa no está apetecible es ir a Southsea Common: un amplio espacio abierto enfrente de la misma playa y con muchos árboles y kilómetros cuadrados de césped donde poder relacionarte, hacer deporte o simplemente relajarte.

Además hay zonas en las que permiten hacer barbacoas, por lo que es habitual ver a todo el mundo con su kit desechable tras haberlo comprado muy barato en cualquier supermercado. Si lo usas, no te olvides de tirarlo en su contenedor especial.

6. Pasear rodeado de cisnes por ‘Canoe Lake’

cisnes Portsmouth

Cisnes en el estanque de Canoe Lake

Otro rincón precioso que puedes encontrar en Portsmouth es Canoe Lake: un enorme parque que incluye un estanque repleto de cisnes. Y seguro que te encantan los cisnes, ¿no?

Allí están acostumbrados a que les den de comer, por lo que se acercan a ti nadando en cuanto te ven llegar. Yo nunca les di nada (¿qué come un cisne realmente?), pero aún así no se iban muy lejos por si acaso. A veces también salen del agua para descansar en los bordes del estanque y es realmente bonito verlos, aunque con otros animales son territoriales y sacan su genio. Y lo sé porque a mi perro le regañaban cuando se sentaba a unos metros de distancia. ¡Nunca en mi vida había visto a unos cisnes tan cabreados! 🙄 

También hay juegos para los niños, cafeterías y un mini golf interesante. Ah, ¿y te he dicho ya que si cruzas la calle llegas a la playa? Lo dicho, precioso rincón.

7. Recorrer el paseo marítimo (seafront) en bicicleta: de punta a punta

bici Portsmouth

Eastney Beach

También puedes ir a pie, pero en bicicleta se nos hizo más divertido y llevadero. Hay unos pocos kilómetros de recorrido entre un extremo y otro: desde ‘Eastney Beach’ hasta ‘Clarence Pier’. O, al menos, ahí es hasta donde nosotros llegamos para ver prácticamente toda la zona de costa. Y nos gustó tanto que repetimos las veces que pudimos.

Si haces lo mismo, pasarás por enfrente de ‘Canoe Lake’ y verás el ‘South Parade Pier’ (el principal muelle de la playa), dejando a tu derecha el famoso ‘Pyramids Centre’ (edificio con gimnasio, sauna, spa…) y el parque ‘Southsea Rocks Gardens’. Subirás por el ‘Southsea Castle’ o Castillo de Southsea, para luego bajar directo al ‘Portsmouth Naval Memorial’ y ‘Southsea Common’, llegando a tu destino unos metros más adelante.

No tiene pérdida y es un tramo muy bonito. Además, en los atardeceres de verano tiene mucho más encanto de lo habitual.

8. Divertirte en el parque de atracciones del ‘Clarence Pier’

Clarence Pier Portsmouth

Fotografía de: ‘www.clarencepier.co.uk’. Al fondo: Southsea Common.

Al contrario que el muelle ‘South Parade’, este está lleno de vida. Y es que a pie de playa te encuentras esta esquina digna de cualquier película americana. Al menos, a mi me hizo teletransportarme.

Hay heladerías, kioskos de comida rápida, salas de juego, mini golf y muchas atracciones para disfrutar entre marzo y octubre. Yo sólo probé una de ellas… ¿adivinas cuál? Pues claro que sí, la más peligrosa. El miedo ya no puede pararme, y es que la sensación placentera que se apodera de tu cuerpo tras subir a montañas rusas como esa y no caer al agua es indescriptible.

Por cierto… desde un lado del muelle (zona derecha en la foto) sale el barco que te lleva a la Isla de Wight: isla muy bonita que bien merece una visita.

9. Pasear por Commercial Road

Commercial Portsmouth

Batido en Scoops Gelato, Commercial Road.

Como su nombre indica, es una zona comercial. Hay más, pero esta es una de las más concurridas.

Tiene varios centros comerciales repletos de locales de todo tipo y otras muchas tiendas a pie de calle, sobre todo de ropa y alimentación. Aquí encontrarás manjares como el de la foto y el famoso ‘Poundland’: tienda de todo a £1.

Un poco más arriba, en ‘Old Commercial Road’, encontrarás la casa-museo de Charles Dickens. ¿Sabías que este famoso escritor nació en Portsmouth? Le conocerás por alguna de sus famosas obras, como ‘Oliver Twist’ o ‘Una canción de Navidad’. A esta última también se la conoce como ‘Un cuento de Navidad’: obra en la que una serie de fantasmas visitan a una persona en Nochebuena para que vea el pasado, presente y futuro y cambie su forma de ser. ¡Seguro que habrás visto sus adaptaciones en película miles de veces!

10. Bañarte en las aguas del Canal de la Mancha

Playa Portsmouth

Lo típico: de playeo en Inglaterra

Lección que te da el país: hay que aprovechar cada rayo de Sol. Si ya es junio y rondamos los 20ºC, considéralo verano. Y si un día espectacular e irrepetible el termómetro marca los 32ºC y te pilla trabajando en turno de 12 horas (verídico): mala suerte, amiga.

Así que eso, aunque haga fresco… a ‘Southsea Beach’ y ¡al agua pato! Y una se queda satisfecha. Pero ‘cuidao’ con esas piedras: te aconsejo que lleves algún tipo de calzado especial y algo blandito para tumbarte, porque duelen hasta en el alma. O también puedes optar por quedarte en la mínima zona de playa que hay con arena, aunque los barcos pasan muy cerca por allí. 

11. Recorrer ‘Albert Road’

Albert Road Portsmouth

Albert Road

Con apenas un kilómetro de longitud, probablemente sea la calle más conocida de Southsea. En ella encontrarás prácticamente de todo, por lo que su diversidad hace que no pase desapercibida: desde supermercados, restaurantes, pubs y cafeterías para todos los bolsillos hasta tiendas de segunda mano, peluquerías y estudios de tatuajes.

También puedes ir al ‘Kings Theatre’, teatro abierto desde 1907, ya sea para asistir a una de sus obras o simplemente para visitar su interior. Si prefieres lo segundo, tienes que saber que sólo ofrecen tours algún día concreto al mes (y no todos los meses).

12. Adorar la comida japonesa en ‘Sakura’

Sakura Portsmouth

Vegetable yaki soba + vegetable california maki. ¡Delicious!

Uno de los restaurantes que se encuentra en Albert Road es este, además del que os recomendé al principio del artículo.

Se trata de un pequeño restaurante japonés con buena fama y muy solicitado, así que si quieres asegurarte una mesa te recomiendo que reserves con antelación. O, si por el contrario prefieres comer en casa, ¡te llevan la comida! Pero sólo a partir de las 17:30h. 

Yo nunca había ido a un restaurante de este tipo y ahora soy adicta. Atienden muy bien y la comida está riquísima. ¿Qué más pedir?

13. Salir de fiesta en ‘Drift’

Drift Portsmouth

Interior del Drift

Durante el día es un bar/cafetería donde puedes almorzar y tomarte algo, pero más tarde mejora al convertirse en pub.

Cada jueves noche tendrás una cita obligada aquí, en el número 78 de Palmerston Road. ¿Por qué? Porque hacen fiesta latina aproximadamente desde las 22:00h hasta las 03:00h (cierre). El local se llena de españoles y parece que no te has movido de la península. ¡Es todo un acontecimiento en Portsmouth!

En la sala de abajo escucharás las canciones del momento, pero también reggaeton antiguo (incluída ‘Gasolina’) y hasta ‘La Macarena’. Sí, La Macarena es un clásico. Y arriba suelen poner salsa, pero yo me quedo abajo y así no me pierdo nada 😉

14. Saborear los mejores postres en ‘The Tenth Hole’

Tartas Portsmouth

Entran ganas de comerse la foto, ¿eh?

Esta estupenda cafetería situada junto a un campo de golf abre todos los días de 8:00h a 17:00h y tiene fama de hacer las mejores tartas de Portsmouth, cosa que afirmo sin dudarlo ni un momento. La apariencia que tienen es espectacular, pero el sabor no se queda atrás. Échale un vistazo a su web y sabrás de lo que hablo. ¡También tienen tartas veganas!

Y puedes hacer como yo, que me gustó tanto el desayuno que me quedé para almorzar. Allí todo vale la pena 🙂

15. Adentrarte en la ‘Round Tower’

Round Tower Portsmouth

Vistas del atardecer desde la Round Tower

Se trata de una fortificación construida alrededor del año 1420 en la entrada de ‘Portsmouth Harbour’ (Puerto de Portsmouth) para defender a su flota de los barcos enemigos, ya que por aquel entonces estaban en plena guerra (la de los 100 años) contra los franceses.

Está situada en ‘Old Portsmouth’, el casco antiguo, así que aprovecha para pasear por sus alrededores y descubrir más edificios históricos de lo que fuera el comienzo de esta ciudad. Pero antes, desde el mirador, fíjate bien: resulta que siguieron construyendo fortalezas y hay tres que datan de finales del siglo XIX que se pueden ver perfectamente, sobre todo desde el paseo marítimo, en medio del mar. Una de ellas ha sido reconvertida hace poco en un curioso hotel de lujo.


¿Te ha gustado esta selección para conocer Portsmouth? ¡Te espero en los comentarios!

P.D.: ya dije que se veía incluso desde un avión…

Portsmouth cielo

Parte de Portsmouth desde el aire

Y para que no tengas que adivinarlo, aquí te dejo señalados todos los lugares que he ido comentando:

¡¡Gracias por leerme!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *